Enseñanza en Exactas


EXPERIENCIA INEDITA
Exactas ensaya nuevas fórmulas de enseñanza

Implementó un plan por el cual se evalúan y premian las mejores iniciativas. Cayó fuerte el abandono

Hace 10 años, la problemática de la deserción y el alargamiento de la duración de los estudios llevó a la facultad de Exactas a emprender una serie de acciones para atacar de raíz la situación. Las medidas apuntaron, básicamente, a cambiar la metodología de la enseñanza. El proceso no fue -ni es- sencillo, en una unidad académica tradicionalmente volcada a la investigación pura y dura y a “clases donde el profesor expone y el alumno escucha”. Pero está rindiendo sus frutos. Las distintas experiencias que arrancaron en 2001 se corporizaron en un plan de mejora de la enseñanza que tomó carácter institucional. Y los números dicen mucho al respecto: el abandono bajó del 85% en 2002 al 39% en 2009, según datos oficiales del Cespi.

“La complejidad de la tarea generó un debate que aún persiste”, admite el secretario académico, Osvaldo Cappannini, y explica: “en Exactas, la mayoría no tiene formación pedagógica. Se forma para la investigación. Pero frente a las importantes dificultades de aprendizaje que detectamos, decidimos definitivamente cambiar la manera de trabajar”.

Un dato que llevó a la facultad a avanzar con decisión por ese camino fue el que se conoció recién entre 2005 y 2007. “El 44% de los alumnos que abandonaba volvía a inscribirse. Es una cifra muy alta, que indicaba que el problema era de aprendizaje y no vocacional”, resalta el funcionario.

En septiembre de 2008 se convocó a todas las cátedras que venían realizando innovaciones desde 2001. “Se presentaron 11 experiencias que se desarrollaban a pulmón, no tenían reconocimiento ni garantía de continuidad y calidad”, destaca Cappannini. “Es entonces cuando se decide institucionalizar la cuestión, y nace el Programa de Apoyo a Propuestas de Mejoramiento en la Enseñanza (conocido en la facultad como “plan de mejora”), por el cual se evalúan y premian -con cargos docentes y espacios áulicos- las mejores iniciativas”.

ALGUNOS EJEMPLOS

En el Museo de Física se dan clases informales a escolares. Antes lo hacían pasantes. Ahora se acreditó el proyecto y se crearon cargos docentes interinos. Es como “una escuela para formarse como docentes”.

Se implementó la autoevaluación de los estudiantes en el Taller de Enseñanza de Física. Lo hacen en todas las clases y los resultados los utiliza el profesor para avanzar con el curso.

En Química de 1º año se forma a los docentes para trabajar con alumnos que recién llegan del secundario.

Se replanteó por completo el curso de Biología en el ciclo básico. Cambió el programa y se pasó del anfiteatro a aulas planas “para que el estudiante participe y genere conocimiento; antes se le decía cómo eran las cosas y punto”.

En las licenciaturas en Física y Física Médica también se pasó a trabajar en aulas planas y en grupo. Las 4 Físicas Experimentales ahora articulan entre sí. Antes funcionaban como compartimentos estancos. Se pidieron cargos y prioridad en el uso de laboratorios.

ALUMNOS

Se creó un área pedagógica con graduados de Ciencias de la Educación. Se organizaron capacitaciones, asesoramiento a cátedras y un programa de tutorías, además de encuestas permanentes a los profesores y también a los alumnos, que son tenidas en cuenta en los concursos docentes

Fuente: Diario El Día – 1° de Abril de 2011

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: